Inquietud, impulsividad, movimiento constante y dificultad para concentrarse. Los rasgos que definen el trastorno por déficit de atención e hiperactividad son claros. Y si bien su tratamiento está definido especialmente en la infancia, somos conscientes de que la enfermedad puede...