Entradas

Enfermedades de la piel: cómo tratarlas con la LNT

La piel es el órgano más grande del cuerpo, y funciona como barrera física y protectora del medio que nos rodea. Sin embargo, su salud energética puede degenerar en patologías que afecten a la piel. Por ello, desde La Nueva Terapia queremos hablarte de las enfermedades de la piel y cómo tratarlas con la LNT.

Función energética de la piel

La piel es la barrera de protección que se encuentra entre el cuerpo físico y el cuerpo energético. Esta está en contacto directo con la conocida como capa etérica, una delgada envoltura que recubre el cuerpo físico y lo separa del cuerpo energético.

La piel no solo actúa como una defensa física, sino que cuenta con las características sensoriales que nos permiten relacionarnos con el medio ambiente y con las personas, teniendo una función esencial en la sexualidad y en la comunicación.

Es por ello que puede expresar a través de la enfermedad cualquier exceso o falta de energía. A menudo son los traumas emocionales los que se reflejan a través de la piel. El estrés, por ejemplo, contrae el cuerpo energético, encogiendo el globo energético y cambiando la frecuencia de la capa etérica.

Desde la LNT hablamos de vectores cuando la fuerza energética queda atrapada tras un trauma emocional, a modo de contracturas en el cuerpo energético-emocional, generando cambios de frecuencia en estos puntos y desestabilizando el fácil recorrido de la energía.

Medicina china y energías perversas

Para la medicina china, las energías perversas son aquellas que pueden desequilibrar el Qi o fuerza vital. Estas energías tienen un carácter climático y unas funciones esenciales para el medio ambiente, sin embargo, también afectan naturalmente al ser humano.

Estas energías son cinco: humedad, sequedad, frío, calor y viento; y es la piel la que funciona como barrera, regulando el eje calor-humedad y frío-sequedad.

Enfermedades de la piel: consecuencia del estrés

Desde La Nueva Terapia entendemos que el estrés es el sentimiento desencadenante de los problemas en la piel: cuando el globo energético se desestructura por exceso o falta de energía, pueden surgir enfermedades de la piel.

La salud de la piel, al igual que otras áreas del cuerpo, puede ser medida basándose en una escala conocida como pH, situándose entre los términos de acidez y alcalinidad. Si bien el pH del cuerpo es ligeramente ácido, los traumas emocionales y el estrés repercuten negativamente en el equilibrio del cuerpo generando un pH más ácido, lugar propicio para las enfermedades.

Enfermedades de la piel tratadas desde La Nueva Terapia

Independientemente de la enfermedad de la piel de la que tratemos, el origen de la misma se encuentra, principalmente, en un trauma emocional que se refleja en un estado negativo de la salud de la piel.

El estrés afecta al flujo longitudinal de la energía a través del cuerpo. En ocasiones, el flujo de la energía se ve condicionado por un exceso o una ausencia.

Por ejemplo, en el caso de la artritis, estamos ante un exceso de energía emocional, en cuyo caso el flujo de la energía se ve impedido en las articulaciones, degenerándose una artritis psoriásica.

En cambio, los herpes son el reflejo de una ausencia de energía, fruto de un sistema inmune débil a raíz de una gripe o infección. Una vez aplicada la LNT, es frecuente observar un empeoramiento del herpes, para desaparecer pasadas una o dos semanas.

Enfermedades de la piel

Otro ejemplo de ausencia de energía lo encontramos en los problemas de cicatrización, caso en el que la capa etérica se encuentra con una baja frecuencia y una dificultad en la cicatrización.

En el caso de la piel atópica, nos hallamos ante una congestión del globo energético por estrés emocional: al encogerse el globo energético se produce un rozamiento energético, siendo muy frecuentes los picores tras la ducha.

En La Nueva Terapia también hablamos de facilitación: una facilitación sucede cuando se origina un círculo vicioso. Por ejemplo, un caso de alopecia areata es generado por un trauma emocional, que a su vez afecta al estado de salud del cuerpo emocional debido al estrés que genera la caída del cabello.

Tratar con La Nueva Terapia problemas en la piel

Tratar con LNT problemas en la piel tendrá como objetivo equilibrar, de nuevo, la salud del globo energético, devolviéndole su forma de huevo y otorgándole la función protectora del cuerpo físico. Para ello, desde La Nueva Terapia pondremos especial atención en el primer eje, ya que este trabaja directamente con la capa etérica que separa el cuerpo físico del cuerpo energético-emocional.

Sin embargo, también tendremos en cuenta el segundo y tercer eje, con el fin de desactivar las memorias emocionales propias o detener la transmisión que pueda estar dándose a modo de traumas emocionales heredados y que estén pasando de generación en generación.

Cómo funciona La Nueva Terapia LNT

La LNT es un tipo de terapia cuántica canalizada por Philippe Schwiderski desde una conciencia superior conocida como La Fuente.

Este tipo de terapia es una técnica apta para cualquier persona debido a su ausencia de efectos secundarios y a su enfoque en la recuperación de la salud energética, permitiendo obtener un mayor conocimiento sobre uno mismo y nuestro carácter holístico.

Desde la LNT entendemos que la enfermedad no surge por sí sola en el cuerpo físico, sino que se trata de un proceso de alteración emocional surgido de un trauma físico, emocional o espiritual. En muchos casos, estos traumas son heredados, afectan a toda una línea genética y transmiten la enfermedad de abuelos a nietos.

De cualquier modo, una sola sesión de LNT permite comprobar sus resultados y es especialmente eficaz para tratar la ansiedad generalizada, dolores de cabeza, contracturas y estrés, entre otros.

 

 

Comprender el carácter emocional y energético del ser humano nos permite identificar el origen de las enfermedades de la piel y cómo tratarlas con la LNT, para así aprender cuáles son las situaciones que nos generan malestar emocional y decidir actuar sobre ellas. La Nueva Terapia no solo nos proporciona un mayor conocimiento sobre nosotros mismos, sino que nos aporta los conocimientos innatos para restablecer nuestra salud más óptima.